domingo, 19 de diciembre de 2010

5- La doma del buey (la doma)




Necesito del látigo y la soga.
De lo contrario podría escapar en los polvorientos caminos.
Bien adiestrado, es de espíritu dócil.
Entonces, sin dogal, obedece a su dueño.

Comentario: Cuando sobreviene un pensamiento, otro le sucede. Si el primer pensamiento brota desde la iluminación, cuantos le siguen son verdaderos. Pero si emerge de la ilusión, todo se hace falso. La ilusión no es consecuencia de la objetividad, es el resultado de la subjetividad. Sujeta con fuerza al buey por el anillo de la nariz y no dudes ni un instante.

Cuando viene un pensamiento, otro le sigue, después otro. Un remolino de ideas sin fin aparece. Todo se trasforma el día del despertar. La verdad se desvela. El error surge de la falta de claridad. Los acontecimientos nos turban no por lo que son sino por lo que hacemos de ellos. Coge bien las riendas, que no se te escape nada. No vaciles.

 

9 comentarios:

  1. Buenas Gorka! "El error surge de la falta de claridad." y es que el ego-mente es una ciénaga pantanosa.
    Te deseo unas felices fiestas y una brillante claridad!

    ResponderEliminar
  2. Este comentario, Gorka, es muy importante porque hay una tendencia a considerar al pensamiento como equivalente e idéntico a la ignorancia. Aquí se señala que hay pensamientos verdaderos si provienen directamente de la verdad, es decir, de una conciencia que ya no se considera a sí misma un individuo sino lo que es, pura presencia inteligente y amorosa desprovista de cualquier traza de objetividad.
    Y en cuanto a la "doma del buey" se sigue señalando que hay que coger bien las riendas, o sea, nada de una actitud de pasividad, o como se suele decir ahora: "si tiene que ocurrir ocurrirá..." Con esa actitud seguro que ocurre lo de siempre, más miseria.
    Gran entrada Gorka. Un abrazo compañero!

    ResponderEliminar
  3. Muy bien Gorka, me encanta.

    Látigo y soga, como bien apunta Jose Manuel. Si caemos en el "será lo que tenga que ser", no vamos a ninguna parte.

    Un abrazo y Feliz Navidad

    ResponderEliminar
  4. Siiii!!... victoria!!, Victoria (z)...

    Únicamente la falta de claridad hace que no "observemos las cosas tal y como son". Sin interpretaciones, sin espíritu de provecho...

    "Los acontecimientos nos turban no por lo que son sino por lo que hacemos de ellos".

    Un abrazo, felices fiestas y paz!!.

    ResponderEliminar
  5. José Manuel,

    Mis pensamientos son los tuyos... más en este comentario que haces...

    Como ya he expuesto en tu casa (Palabras Maestras) "Es muy importante saber que la investigación, la indagación, se puede abordar con este instrumento llamado mente. ¿De que otra forma podría purificarse esa mente, para ver lo que siempre ES?".

    Un abrazo compañero de átomos y energía!!.

    ResponderEliminar
  6. "Será lo que tenga que ser" no significa "sin esfuerzo" es dejarse arrastrar más aún hacia la miseria, como dice José Manuel.

    Gracias Aviló!!. Siempre...

    Feliz navidad!! (de esa que hablas en tu blog).

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno Gorka!

    Seguimos reforzando la concentración y la observación (que para mí es el Amor o la apertura), pero ahora con un agregado importantísimo según mi opinión.

    La subjetividad no es el problema, sino lo que acarrea cuando está fuera de control, cuando no está domada por ese amor y ese respeto o concentración en cada instante de la vida.

    Es maravillosa esta enseñanza!

    Si la subjetividad (o el yo) está habituado a la entrega y a pastar en buenos campos, no se perderá en los polvorientos caminos de la mente!

    Me encantó, como te habrás dado cuenta!

    GRACIAS GORKA, mi Maestro Zen preferido!

    Un abrazo en el amor al Zen!

    ResponderEliminar
  8. Eso es amigo Willy!.

    Látigo y soga para domar al buey! (necesito concentración y observación para que la mente no se disperse).

    En cuanto al sujeto-objeto (creo que a veces no queda claro esto) que no se nos olvide lo que dice "Wei Wu Wei" -ver "Palabras maestras" de José Manuel 22/8/2010-:

    "Dios es el Sujeto, el sujeto último de todos los objetos.
    ¿Incluyéndonos a nosotros mismos?
    Él también es el Sujeto del sujeto-objeto, que es el modo en que solemos vernos a nosotros mismos".

    Un abrazo amigo en el Ser!.

    ResponderEliminar
  9. Si, eso lo tengo claro.

    La subjetividad que menciono y que cita el maestro zen es la segunda, la que surge del proceso de conocimiento.

    La otra no es subjetividad, porque "ese" Sujeto es Dios y para Él no somos objetos, somos expresiones de Su Amor infinito. Somos UNO.

    Otro abrazo!

    ResponderEliminar

Archivo del blog

Compañeros de viaje

Esencia en Facebook

Luna

CURRENT MOON
Free White MySpace Cursors at www.totallyfreecursors.com