viernes, 10 de diciembre de 2010

2- Halladas las huellas del buey (el presentimiento)



Junto a la orilla del río, bajo los árboles, ¡descubro sus huellas!
Incluso sobre la fragante hierba veo sus pisadas.
Y en lo profundo de las remotas montañas también se las encuentra.
Su rastro a nadie puede pasar desapercibido.

Comentario: Comprendiendo la enseñanza, veo las huellas del buey. Y aprendo ahora que así como de un único metal se forjan muchos utensilios, del tejido de mi yo más íntimo se forman miríadas de entidades. A menos que las discierna, ¿cómo diferenciaré lo cierto de lo falso? Aún sin atravesar la puerta, he reconocido el camino.
Ahora presientes que todos los elementos del Mundo son extraídos de un oro único y que este mundo objetivo no es más que un reflejo de Ti Mismo.
Nuestra conciencia debe reflejar lo que está ocurriendo en cada momento en nuestra mente y poner orden en nuestro interior. De lo contrario caemos en la ignorancia, en la confusión y nos decimos “Es que no sé que me pasa, tengo un no sé qué…”.
Si queremos luchar contra los demonios internos, y deseamos vencerlos, debemos saber cuales son esos demonios y llamarlos por sus nombres: “Tú eres Tal y como Tal te reconozco”.
Mirad profundamente la naturaleza de lo que percibís ahora. Aunque os encontréis en la gruta del demonio de la montaña negra, debéis saber que en esa gruta se esconde una perla brillante. Buscadla. Venced al dragón. Venced al demonio de la montaña negra. ¿Cómo? Sin luchar. No luchéis contra nada. Simplemente dejad que las cosas sean lo que son. Sin amor, sin odio.

6 comentarios:

  1. Esto se pone interesante, las huellas del buey se ven por todas partes y, además, no pueden dejar de verse. Me suena.
    Gracias Gorka, esta serie promete.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Si, José Manuel.

    Se ven en todo y siempre...

    Gracias por tus comentarios.

    Un abrazo, amigo cósmico!.

    ResponderEliminar
  3. Hola Gorka!

    Lo de "libre de amor y odio" ya lo había escuchado de Ramana, así que no me ofende. Obviamente se refiere más a lo afectivo, a los pares de opuestos, a sentirse libre de aceptar y rechazar, que es en lo que la mente basa su dualidad.

    Muy iluminador el texto, más allá de esas figuras chinezcas (con todo respeto) de dragones y demonios, es muy cierto que estas entidades desaparecen en cuanto las miramos a los ojos. No pueden soportar que se las ame por lo que son, porque entonces toda su artificialidad queda al descubierto.

    Aún sin atravesar la puerta, he reconocido el camino.

    Me voy con esta frase!

    Gracias pequeño GRAN maestro Zen!

    Un abrazo en el Amor libre de opuestos!

    ResponderEliminar
  4. Si Willy

    Ese "sin amor y sin odio" se refiere a lo afectivo como bien dices no a ese Amor del que tu hablas, que es no-dual y libre!.

    Gracias por comentar!.

    Un abrazo amigo!!.

    ResponderEliminar
  5. Esto promete Gorka

    ..."Del tejido de mi yo más intimo se forman miriadas de entidades"...

    Ya nos está presentado la Unidad en la multiplicidad.

    Un abrazo Gorka, me encanta esta iniciativa tuya.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Aviló!.

    la Unidad en todo...

    Un abrazo de corazón!.

    ResponderEliminar

Archivo del blog

Compañeros de viaje

Esencia en Facebook

Luna

CURRENT MOON
Free White MySpace Cursors at www.totallyfreecursors.com