lunes, 6 de diciembre de 2010

1. En busca del buey (la búsqueda)


En los prados de este mundo, buscando al buey, sin descanso,
voy apartando las altas hierbas.
Siguiendo ríos sin nombre, perdido entre los confusos senderos de lejanas montañas,
desesperado y exhausto, no puedo encontrar al buey.
Oigo únicamente el canto nocturno de los grillos, en el bosque.

Comentario: El buey nunca se ha extraviado. ¿Qué necesidad tenemos de buscarlo? Si no lo encuentro es sólo porque me he separado de mi verdadera naturaleza. Confundido por los sentidos, he perdido incluso su rastro. Lejos de mi hogar, veo muchas encrucijadas, pero desconozco cuál es el camino bueno. La avidez por las cosas y el temor de perderlas, el bien y el mal, me perturban y aturden.

9 comentarios:

  1. Muy buena iniciativa, Gorka, y de agradecer.
    Había oído algo de esta metáfora (en ese caso eran cuatro pasos) así que los seguiremos con mucho interés y seguro que nos ayudarán.
    Este primero es clarísimo, la ignorancia y sus consecuencias en todo su explendor.
    Un abrazo compañero!

    ResponderEliminar
  2. Genial Gorka!

    Los ríos sin nombre son los pensamientos que no son propios y lo senderos de lejanas montañas, las cosas que uno anhelaría comprender, pero no puede por no haber seguido la correcta progresión del pensamiento, eso cansa, agota y nos genera un sentido de desaliento, de imposibilidad, que nubla más nuestra vista aún.

    Tal vez, el canto nocturno de los grillos sea su cuerpo vibrando de manera automática y continuando, aún perdido.

    Definitivamente me gusta más este tipo de Zen, en forma de parábola o cuento con mensaje entre líneas. (Creo que el arte debe mover a la mente hacia adentro más que aturdirla, pero cada uno sabe lo que le sienta mejor.)

    Gracias Gorka, seguiré este iniciativa tuya con mucho interés!

    Y espero no comentar tonterías!

    Por ahora nada de Amor ... pero al buey, porqué lo busca sin descanso? Como bien dices en el comentario: lo que siempre buscamos es nuestro propio hogar o naturaleza.Aunque no lo llamen amor, igualmente la busqueda sagrada siempre está!

    Un abrazo cósmico Sensei!
    De tu hermano buey!

    ResponderEliminar
  3. Gracias a ti José Manuel!.

    La ignorancia nos aleja de nuestro hogar (que está muy, muy cerca). El bien y el mal (elegir esto o aquello con la mente condicionada) nos proporciona alegría y tristeza pasajeras... y nos aleja de la serenidad del Ser.

    Nos hemos "olvidado" de nuestra verdadera naturaleza...

    Un abrazo cósmico compañero!.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tu acertado comentario Willy!.

    Estamos buscando algo que ya somos... el Buey, nuestra Verdadera naturaleza, Amor, Ser, Conciencia Universal, Yo Mismo... Todo significa sólo la única realidad indivisible!.

    Los comentarios de las entradas no son de este cuerpo-mente. No tengo la suerte de exponer esas palabras tan claras y cristalinas...

    Un abrazo de buey a buey (mismo buey).

    ResponderEliminar
  5. "El mundo de las mil cosas", como le llaman en la "Gran Vía", no es más que el reflejo condicionado y distorsionado de nosotros mismos. Ese buey está siempre "presente". No lo vemos porque miramos en otra dirección y esto nos causa sufrimiento. Es este sufrimiento el que nos impulsa al principio a buscarlo. La vida ya crea las circunstancias pertinentes en cada cual para que que se opere ese cambio de dirección en la mirada.

    Felicidades Gorka. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por tu comentario Aviló!.

    Es el sufrimiento, la confusión, lo que nos impulsa en principio a buscarlo, aunque veamos después que no hay nada que buscar...

    Un abrazo cósmico!.

    ResponderEliminar
  7. Gracias Gorka por esta iniciativa, desconocía este texto, gran aportación!

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias Gorka!..Un lindo abrazo. _/\_

    ResponderEliminar

Archivo del blog

Compañeros de viaje

Esencia en Facebook

Luna

CURRENT MOON
Free White MySpace Cursors at www.totallyfreecursors.com