viernes, 17 de febrero de 2012

Verdadero maestro


Foto by gorka -lamparita-

En mi caso estoy en desventaja por lo que yo llamo un cerebro roto, dos incidentes isquémicos me hacen difícil, como ya te comuniqué en algún momento, visitar a mi maestro. Como dijiste anteriormente, el maestro a veces aparece sin previo aviso. J. K. fue el primero que me abrió los ojos después de la crisis nerviosa de 1979; y tu lógica y tus indicaciones, al tener yo una mente lógica y científica también movida por la gracia, tocaron algunas teclas en mi interior.
Todos mis vislumbres ocurrieron mientras estaba en contemplación, en satsangs, o durante cánticos espirituales. De alguna manera el aspecto del Gurú, que es una parte de mi educación, nunca tuvo lugar en mí. Esto a menudo me deja preguntándome profundamente acerca de los sistemas de creencias que tenemos. Incluso desde mi niñez tuve la profunda comprensión de que esta vida, tal como ocurrió, no me afectó profundamente, tanto la felicidad como la infelicidad. Tengo esta convicción profunda de que todo está bien. Pero aun así, busco frenéticamente. He conocido varios maestros espirituales, y siempre hay un pero en mi entrega. Algún consejo, con humildad, Ben


Estimado Ben,



Lo que importa es la intensidad del deseo por la verdad, no las circunstancias que nos permiten o impiden visitar a nuestro maestro. En presencia de nuestro maestro, uno debería sentirse tocado por mucho más que la mera lógica. La lógica y todo lo que se dice en el satsang son casi irrelevantes en cierto momento. La entrega es tanto a la Presencia en nuestro interior como a la Presencia en el Maestro en el que resplandece. A veces el perfume de la Presencia interior parece que se pierde. Estar en la presencia de nuestro maestro humano nos devuelve al camino otra vez. Esta fue mi experiencia. El “pero” a nuestra entrega puede tener dos causas: 1. Nuestra ignorancia. 2. Ignorancia, que de alguna manera detectamos, en el maestro. Siempre deberíamos entregarnos al maestro humano en el primer caso, nunca en el segundo.



Con afecto,

Francis




6 comentarios:

  1. ...en mi caso, es muy dificil definir "lo indefinible", ¿de que manera puede la "muñequita de sal" hablar del océano inconmensurable, profundo e inaccesible???.
    Todo, hasta que ocurre lo inesperado, lo que no entraba en tus cálculos, lo "no previsto"...
    y entonces El se ríe contigo...
    Gracias Gorka, por traer en unas líneas el recuerdo de lo que no se olvida...
    un abrazo chaval!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además, esa muñeca de sal se está disolviendo!!

      El se ríe contigo en una sola Risa... jaaaaajajajaja!!

      Abrazo eterno, Santosham!!

      Eliminar
  2. Creo que hoy estoy densa por que no entiendo bien, y tampoco lo de la muñequita de sal.
    Sé que el maestro es importante en una etapa del camino, aunque el maestro siempre esá ahí presente y cuando estamos listos se manifiesta.
    No sé si van los tiros por ahí.

    Un abrazo amigo Gorka
    Saludos Santosham

    ResponderEliminar
  3. Has entendido bien Xaro... Cuando estamos listos se manifiesta...
    Yo he de decir que no he estado en presencia de ningún "maestro físico" hasta ahora...

    La muñequita de sal, de la que habla Santosham, sería este personaje ficticio, esta identificación con este cuerpo-mente, este ego... ¿Como puede hablar el ego de su fuente eterna? Esa "muñequita se sal" -este ego- se va disolviendo poco a poco en el océano inconmensurable -en la Conciencia infinita- que realmente Somos.

    Un abrazo enorme como el cosmos, amiga Xaro!

    PD: A mi muchos, muchos días me pasa que también ando espeso... lo mejor es dejarlos pasar...

    ResponderEliminar
  4. Un abrazo Maestro!!

    La foto me re gustó tb jajaj :)

    ResponderEliminar
  5. Lo de maestro lo dirás por Francis, imagino...

    Un abrazo Romi!!

    ResponderEliminar

Archivo del blog

Compañeros de viaje

Esencia en Facebook

Luna

CURRENT MOON
Free White MySpace Cursors at www.totallyfreecursors.com