jueves, 11 de agosto de 2011

El orgullo del éxito

"He trabajado duro y considero que soy en este momento un hombre exitoso. Mentiría si no admitiera que me siento muy satisfecho y, sí, muy orgulloso de lo que he logrado. ¿Hago mal?" 
Cierta tarde, un visitante extranjero se dirigió a Sri Nisargadatta con estas palabras. Era un hombre de cuarenta y tantos años, soberbio, seguro de sí y un poco agresivo. La conversación se desarrolló entonces sobre las siguientes líneas: 
Maharaj: Antes de que consideremos qué "está bien" y qué "está mal", dime por favor quién hace esta pregunta. 
Visitante (un poco sorprendido): ¿Cómo? "Yo", desde luego. 
¿Y quién es ése? 
Yo. Este "yo", quien está sentado frente a ti. 
¿Y tú crees que eso eres? 
Me ves. Yo me veo. ¿En qué puede haber duda? 
¿Te refieres a este objeto que tengo frente a mí? Retrocede en tu memoria tanto como te sea posible; ¿cuál es el recuerdo más antiguo que guardas de lo que crees ser? 
(Después de un par de minutos): ...Quizá el primer recuerdo que tengo sea el de verme cuidado y abrazado por mi madre. 
Como un niño muy pequeño, quieres decir. ¿Tú dirías que el hombre triunfador de la actualidad es ese mismo niño desvalido, o alguien distinto? 
Sin duda es el mismo. 
Bien. Ahora, si vuelves la vista más atrás, estarás de acuerdo en que ese niño, al cual recuerdas, es el mismo al que dio a luz tu madre, el cual alguna vez fue tan desvalido que no se daba cuenta siquiera de lo que sucedía cuando su cuerpo realizaba las funciones físicas naturales, y sólo podía llorar al sentir dolor o hambre. 
Sí, yo era ese niño. 
Y antes de que ese bebé adquiriera un cuerpo y nacieras, ¿qué eras? 
No entiendo. 
Sí entiendes. Piensa. ¿Qué sucedió en el vientre de tu madre?, ¿qué fue lo que se desarrolló hasta convertirse en un cuerpo con huesos, sangre, médula, músculos, durante un periodo de nueve meses?, ¿no fue un espermatozoide combinado con un óvulo en el vientre femenino donde se inició una nueva vida, pasando además durante el proceso por numerosas contingencias? ¿Es acaso ese espermatozoide infinitesimalmente pequeño el que se enorgullece ahora de sus logros? ¿Quién te esperaba particularmente a ti? ¿Tu madre, tu padre?, ¿ellos te querían en especial a ti como hijo? ¿Tiene algo que ver contigo el hecho de haber nacido de estos padres en particular? 
Estoy asombrado, en realidad nunca había pensado en ello. 
Precisamente. Reflexiona a este respecto. Luego tal vez puedas hacerte una idea de tu verdadera identidad. Medita más tarde sobre si puedes enorgullecerte de lo que has "logrado". 
Creo que empiezo a entender lo que quieres decir. 
Si ahondas más en esto, te darás cuenta de que el origen del cuerpo -el espermatozoide y el óvulo- es, en sí, la esencia del alimento que consumieron los padres; que la forma física está compuesta, y se alimenta, de los cinco elementos que constituyen el alimento; te darás cuenta también de que, con mucha frecuencia, el cuerpo de una criatura se convierte en el alimento de otra. Pero seguramente yo, como tal, debo de ser una cosa distinta de este cuerpoalimento. En realidad lo eres, pero no una "cosa". Indaga qué es lo que da sensibilidad a un ser sensible, aquello sin lo cual no sabrías siquiera de tu existencia, y mucho menos de la del mundo exterior. Y, por último, ve más a fondo aún y analiza si esta cualidad de ser, esta conciencia, no está sujeta al tiempo.
Por supuesto profundizaré en las diversas cuestiones que me has planteado, aunque confieso que nunca antes había explorado estos terrenos y me siento un poco aturdido a causa de mi ignorancia en estos nuevos campos a los que me has abierto. Vendré a verte en otra ocasión, maestro. 
Serás siempre bienvenido. 

6 comentarios:

  1. Dice Nisargadatta: “ve más a fondo aún y analiza si esta cualidad de ser, esta conciencia, no está sujeta al tiempo”. En el capítulo 5 de “El buscador es lo buscado” Nisargadatta diferencia entre “conciencia en sí” y “conciencia”; creo que es interesante esta distinción para descubrir qué es eso que no está sujeto al tiempo.

    Un abrazo.

    Francisco

    ResponderEliminar
  2. Tengo ese extracto (el del capítulo 5 del que hablas) pendiente de publicar... Muy, muy interesante la diferencia entre "conciencia en sí" y conciencia.
    Aquello que no está sujeto al tiempo, es aquello que es permanente...
    ¿Qué es aquello que no es permanente? Si sabemos esta respuesta, lo permanente o Absoluto nos encontrará, sin esfuerzo por nuestra parte...

    Un abrazo cósmico compañero Francisco!

    ResponderEliminar
  3. La reflexión de Nisargadatta, el comentario de Francisco y el tuyo, geniales! Esto me lleva al conocido koan de "cuál era tu rostro antes de que nacieran tus padres" y a la expresión bíblica "Yo soy antes que naciera Abraham", intuciones maravillosas que señalan con una gran contundencia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Delia............. ¡----!

    Intuiciones que no son Ello, pero señalan la Luna...

    Otro abrazo!

    ResponderEliminar
  5. "El buscador es lo buscado" una maravilla de libro del que el título lo dice casi todo.

    Sin ánimo de abrir ningún debate, todos tenemos al alcance de nuestra experiencia, en nuestra propia naturaleza, qué es aquello que no está sujeto al tiempo, y podemos llamarlo como queramos. Las distinciones entre "conciencias" suelen crear muchas confusiones (total pa na). Y la simplificación por medio de la experiencia: "qué es eso que no está sujeto al tiempo" lleva a la evidencia directa.

    Abrazos compañero, y a disfrutar del libro!!

    ResponderEliminar
  6. Estoy de acuerdo con lo que dices José Manuel...

    Las distinciones entre las palabras, a veces, nos llevan a enredarnos con la parte de la mente que se enreda fácilmente...

    Lo estoy disfrutando compañero! Un abrazo!

    ResponderEliminar

Archivo del blog

Compañeros de viaje

Esencia en Facebook

Luna

CURRENT MOON
Free White MySpace Cursors at www.totallyfreecursors.com