viernes, 29 de abril de 2011

El viaje




Aunque hayas faltado a tu voto mil veces...


El dolor, el sufrimiento y la miseria, has de tomártelos sin seriedad, porque cuanto más en serio te los tomes, más difícil te resultará salir de ellos. Cuanto menos serio seas... puedes pasar por el sufrimiento, por la noche oscura, cantando una canción. Y si uno puede pasar por la noche oscura cantando una canción y bailando, ¿para qué torturarse innecesariamente? Haz de todo este viaje desde aquí hasta aquí una hermosa cuestión de risa.

Hay una declaración preciosa de Mevlana Jalaluddin Rumi, uno de los mayores maestros sufíes que han existido. Dice: Ven, ven, seas quien seas; Vagabundo, adorador, amante del aprendizaje... No importa. La nuestra no es una caravana de desesperación. Ven, aunque hayas roto tu voto mil veces. Ven, ven, una vez más, ven.

Recuerda esta preciosa declaración: «La nuestra no es una caravana de desesperación». Yo también puedo decirlo. La nuestra no es una caravana de desesperación, es una celebración; es la celebración de la vida. La gente se vuelve religiosa porque se siente desgraciada y la persona que se vuelve religiosa por sentirse desgraciada, lo hace por razones equivocadas. Y si el principio mismo está equivocado, el final no puede ser correcto.

Vuélvete religioso por alegría, por la experiencia de la belleza que te rodea, por el inmenso regalo de vida que Dios te ha dado. Hazte religioso por gratitud, por agradecimiento. Tus templos, tus iglesias, tus mezquitas y tus gurudwaras están llenas de personas desgraciadas. Han convertido también los templos en infiernos. Están allí porque están en agonía. No conocen a Dios, no tienen interés en Dios; no les importa la verdad; no se preguntan nada. Están allí sólo para ser consolados, reconfortados. Por eso buscan a cualquiera que pueda darles creencias baratas para poner parches a sus vidas, para ocultar sus heridas, para encubrir su desgracia. Están allí para buscar alguna falsa satisfacción. 

La nuestra no es una caravana de desesperación. Es un templo de alegría, de canción, de danza, de música, de creatividad, de amor y de vida. No importa, puede que hayas roto todas las reglas: las reglas de conducta, las reglas de moralidad. De hecho, cualquiera que tenga agallas acabará rompiéndolas. Estoy de acuerdo con Jalaluddin Rumi, él dice: Ven, aunque hayas roto tu voto mil veces. La gente inteligente va a romper sus votos muchas veces, porque la vida sigue cambiando, las situaciones cambian. Y el voto se toma bajo presión: quizá el miedo del infierno, la avaricia del cielo, la respetabilidad social... No surge del núcleo más íntimo.

Cuando algo surge de tu ser interno, nunca se rompe. Pero tampoco es un voto, es un fenómeno simple, como respirar. Ven, ven, ¡y una vez más ven! A todo el mundo se le da la bienvenida, sin condiciones. No tienes que cumplir ningún requisito.

Ha llegado el tiempo en que se necesita una gran rebelión contra todas las religiones establecidas. La religiosidad es necesaria en el mundo, pero no las religiones —no más hindúes, no más cristianos, no más mahometanos—, tan sólo personas religiosas, personas que tengan un gran respeto por sí mismas.


16 comentarios:

  1. Gracias, Gorka. Es un texto a tener en cuenta… A mí me parece que lo adecuado es llevar adelante las “sentadas”, día tras día, y la meditación en la vida cotidiana, accediendo a todo ello como a “un templo de alegría, de canción, de danza, de música, de creatividad, de amor y de vida”. Y me parece importante romper, entre muchas otras, las reglas aprendidas sobre la meditación, quedando en el no-saber y en la “no acción” taoísta, que no es lo mismo que “pasar de la meditación” (aunque esto ultimo también es conveniente hacerlo alguna vez, cuando uno se siente “enganchado”).

    Un abrazo.

    Francisco

    ResponderEliminar
  2. Si Francisco! Es importante un poco de disciplina, pero sin "engancharse" y sin que sea algo "obligatorio". Tiene que ser natural, espontáneo y con alegría!

    Un abrazo y gracias por tus comentarios siempre...

    ResponderEliminar
  3. Si dejamos de tomarnos en serio, si dejamos de tomarnos de cualquier manera, la alegría que atraviesa a todo lo existente disolvería la desesperación, si...
    Excelente entrada, un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Esto me recuerda una anécdota:

    Me preguntaron ¿Cual es la diferencia entre un teológo y un místico?.
    Puse como ejemplo un "tomate", jaja.
    Alegué que el teólogo sabría cuano pudiera saberse de un tomate, pero no había visto uno esn su vida; mientras el místico solo se alimentaba de tomates.

    Nunca más pude entrar en aquella parroquia...

    Si, tomarse en serio a nosotros mismos deja la alegría y el fluir de la vida a la puerta.

    Precioso Gorka.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Sabias palabras Delia... gracias!

    ResponderEliminar
  6. Tomarse en serio algo que es "pura ilusión" es otra ilusión...

    Gracias Tina!

    ResponderEliminar
  7. "Es un templo de alegría, de canción, de danza, de música, de creatividad, de amor y de vida." Si! cuando uno se sabe, se vive y se es, que puede haber más que gozo/conciencia/felicidad ... (eso dicen) .... ;)
    Un abrazo y disfrutemos del viaje!

    ResponderEliminar
  8. Si Victoria, eso dicen... ;D

    Disfrutemos de este maravilloso viaje que merece la pena!

    Un abrazo eterno!

    ResponderEliminar
  9. Siiiii Gorka estoy de acuerdo contigo. Aunque también es cierto que hace 17 años hubiera más de acuerdo contigo que hoy. ¿La diferencia? (suena hasta dualista y todo, no???)
    Que hoy entiendo que Rumi nos invita a todos, "sin excepción", no hay correcto ni incorrecto en su invitación "no excluyente" Ya que esa invitación puede hacerse solo desde la totalidad. Con y sin religión, con y sin religiosidad.
    Gracias por esta hermosa apreciación cargada de "esta realidad que vivimos"
    un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Es una invitación "no excluyente" porque en el fondo todos "sin excepción" somos ESO........ Como dice Francis Lucille, en la magnífica entrada que nos presenta Victoria en su blog: "hay unos (el propio ser) que son consientes de ESO y otros (el propio ser) que no nos conscientes de ESO... nada más..."

    Gracias amigo Santosham por tus luminosos y directos comentarios! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  11. En este caso creo que Osho se va por las ramas pero... la llamada de Rumi es simplemente un canto de amor hermoso, completo, abarcante, balsámico. Gracias compañero, respondamos a esa llamada universal.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  12. Gracias a ti compañero!

    Un abrazo José Manuel!

    ResponderEliminar
  13. Me uno a esa danza de vida sin mirar atrás, nueva como cada dia que amanece

    Graias por la invitación de Rumi a tavés de tí

    ResponderEliminar
  14. gorka, con la misma alegría del lenguaje de la naturaleza ante los cambiantes climas que acontecen, vuelven los pájaros a tomar su vuelo y las flores no pierden su aroma y color. De esa misma manera debemos de tomar la vida, gracias amigo, recibe un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Nos unimos todos en un mismo "ritmo".

    Un abrazo paisanica!

    ResponderEliminar
  16. Si Bhagavatha!

    Gracias! Un abrazo amiga!

    ResponderEliminar

Archivo del blog

Compañeros de viaje

Esencia en Facebook

Luna

CURRENT MOON
Free White MySpace Cursors at www.totallyfreecursors.com