martes, 30 de noviembre de 2010

Cerezos en flor


Un buscador preguntó a uno de los grandes ancestros del zen: “¿Cuál es el gran sentido de la enseñanza del Buddha?"

El ancestro zen dijo: “No puedes menos que saber.”

El buscador preguntó: “¿Hay todavía algún giro más allá?”

El ancestro zen dijo: “El cielo eterno no inhibe el vuelo de las blancas nubes.”

A menos que el frío no haga pedazos nuestros huesos de una vez, ¿de qué otra manera se daría el florecer de los cerezos perfumando el mundo entero?.

Eihei Roroku

4 comentarios:

  1. Gracias, Gorka, por estos toques de belleza zen que dejan a la mente "en suspenso" pero con el aroma de la paz.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. “El cielo eterno no inhibe el vuelo de las blancas nubes.” Qué bella manera de expresar lo eterno e inmutable.
    Gracias Gorka!

    ResponderEliminar
  3. Si!, dejan la mente sin pensamientos...

    Un abrazo José Manuel!!.

    ResponderEliminar
  4. La Conciencia no inhibe, no se esfuerza en parar los pensamientos...

    Un abrazo amiga Victoria!!.

    ResponderEliminar

Archivo del blog

Compañeros de viaje

Esencia en Facebook

Luna

CURRENT MOON
Free White MySpace Cursors at www.totallyfreecursors.com