domingo, 9 de enero de 2011

Esencia - Puro ser


Cuando nace un bebé, es todo esencia o puro ser. Su esencia no es la misma, desde luego, que la esencia de un adulto desarrollado o realizado. Es la esencia de un niño, indiferenciada, como un gran amasijo. A medida que el niño se desarrolla, la personalidad comienza a desarrollarse como resultados de interacciones con el entorno y especialmente con los padres. Puesto que la mayoría de los padres se encuentran identificados con sus personalidades y no con su esencia no reconocen ni animan la esencia del niño. De modo que, al cabo de unos pocos años, la esencia es, de hecho, olvidada, y en lugar de la esencia, se desarrolla la personalidad. La esencia es reemplazada con distintas identificaciones. El niño se identifica con uno u otro padre, con esta o con esa experiencia, y con toda clase de nociones sobre él mismo. A medida que el niño crece, esas identificaciones, experiencias y nociones se consolidan y estructuran como su personalidad. El niño, y posteriormente el adulto, creen que esa estructura es su verdadero “yo”.

Sin embargo, para empezar su esencia estaba allí y aún sigue estando allí. Aunque no fue vista ni reconocida e incluso fue rechazada y herida de diversas maneras, está aún allí. Para protegerse a sí misma se ha enterrado, se ha puesto a cubierto. La protección es la personalidad.

No hay nada malo en tener una personalidad. Has de tener una. No podrías sobrevivir sin ella. Sin embargo, si tomas la personalidad como aquello que realmente eres, entonces estás distorsionando la realidad porque tú no eres tu personalidad. La personalidad está compuesta de experiencias del pasado, de ideas, de conceptos, de identificaciones. Tú posees el potencial para desarrollar una verdadera individualidad, la esencia personal, la cual es diferente de la personalidad que cubre la pérdida de la esencia. Pero este potencial normalmente es sometido por lo que denominamos ego: nuestro propio sentido de identidad que ha sido adquirido.

12 comentarios:

  1. Que interesante Gorka.

    El propio A.H. Almaas ha desarrollado la visión de la personalidad dentro de su programa Eneagrama, un sistema de interpretaciones de los distintos yoes, para venir a decir que al final lo que se desarrolla es la capacidad de desidentificarte del "actor".
    Sea cual fuere la vía que tomemos, siempre acabamos en la misma encrucijada. Como dice Harding muchas veces se mezclan para ajustarse a "tu" momento.

    Un abrazo querido amigo.

    ResponderEliminar
  2. A.H.Almaas expone aquí la enseñanza de Gurdjieff. Es interesante recordar que Gurdjieff hacía una distinción entre la falsa personalidad y la personalidad auténtica. La falsa personalidad es el ego, la persona que se cree dueña de “su” vida, vale decir, alguien separado de la vida, como un ente autónomo. En este caso, la personalidad convierte a la esencia en su esclava. Es el robot que devoró al inventor.
    La otra, la personalidad verdadera, sería la de quien usa sus conocimientos para servir a la esencia.
    Sin personalidad, tal como dice Gurdjieff, no podríamos sobrevivir. Pero si la personalidad nos tiraniza, entonces vivimos como sus esclavos.
    El Eneagrama, del que habla Aviló, fue traído a Occidente por Gurdjieff, pero nadie sabe de dónde lo sacó.
    Magnífico post, Gorka. Gracias por darnos a conocer a este maestro (por lo menos, yo no lo conocía). Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tu comentario Aviló!.

    Esa es la historia... desidentificarse del "actor", de esa personalidad, que si bien es importante para vivir en este "teatro-mundo", oculta el verdadero Ser, la Perla Brillante...

    Un abrazo cósmico, amiga!.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Furia por tu comentario esclarecedor!.

    No sabía que esa enseñanza proviene de Gurdjieff. Muy cierto lo que dice. "Sin personalidad no podríamos sobrevivir. Pero si la personalidad nos tiraniza, entonces vivimos como sus esclavos". Y muy cierto lo que dices
    "El robot que devoró a su inventor".

    Estemos atentos, pues, para que este maravilloso instrumento llamado mente, no nos devore y tiranice!!.

    Un abrazo cósmico!.

    ResponderEliminar
  5. Estupenda y esclarecedora entrada

    Como siempre Furia brillante en sus aportaciones, así que con mi humilde opinión poco puedo aportar a lo ya dicho

    Sin personalidad, no podríamos sobrevivir, hemos de admitir la personalidad que tenemos y emplearla para bien,hasta te puede ayudar a crecer y convertirte en quien puedes ser, si eres una caléndula seguirás siéndolo, sabiendo emplear el potencial que ya tenemos para desarrollar la esencia personal

    Grecias Gorka , un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Gracias por comentar!.

    Un abrazo cósmico Arianna!!.

    ResponderEliminar
  7. yo soy de la idea (seguramente ya se le ocurrió a alguien más...es que somos muchos)que aquel maravilloso momento único, que hoy es nuestro primer recuerdo (de 3añitos, 4 o 5 los mas afortunados) aquel día que algo pasó, porque lo recuerdas como el primero (muchas veces activado por una gran emoción)de todos los recuerdos que vendrán después, y que confirman esa identidad obligada que empezó aquel día frente al espejo y con chupete en mano diciendo:¡huy me veeeeeoo!!

    Gracias Gorka por la versión del Sr A.H.Almaas (por cierto apellido curioso...)

    ResponderEliminar
  8. Ufffff...nuestro primer recuerdo... a veces creo que se entremezcla con sueños y con fantasías creadas por nuestra mente a posteriori. O como dice Eduard Punset, lo que pasó realmente es moldeado, estructurado y pulido por nuestro cerebro para archivarlo de otra forma...

    Sino te he entendido mal, cada recuerdo un personaje... buena idea!.

    Gracias a ti Santosham por tu visión del tema!. Un abrazo!.

    PD: También me parece curioso el apellido...

    ResponderEliminar
  9. Sí, es una buena forma de describir cómo se transmite y forma la ignorancia. Por lo que parece es un proceso necesario para recuperar la sabiduría (como dice Harding para verte sin cabeza primero tienes que tener una).
    El final no lo entiendo muy bien, lo de esencia personal, pero bueno siempre hay cuestiones semánticas que chocan cuando lees a un autor por primera vez.
    Gracias compañero por traer otra voz.
    Un abrazo Gorka!

    ResponderEliminar
  10. Claro José Manuel,

    La ignorancia, los velos, la cabeza, nos la va poniendo el entorno y tenemos que ir clarificando, para volver a observar lo que siempre ES!.

    Muy bueno lo que dice Harding!.

    Un abrazo amigo!.

    ResponderEliminar
  11. Tengo a este autor por la "P" de pendientes :) Está muy bien explicado; me ha recordado a Balsekar cuando decía que los maestros mantienen una cierta personalidad, responden por su nombre ... simplemente como un elemento funcional.
    Gracias amigo!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Todos tenemos una personalidad y un nombre que nos han impuesto para vivir en este "mundo organizado" por estas mentes...

    Pero como dice Almaas:

    "Si tomas la personalidad como aquello que realmente eres, entonces estás distorsionando la realidad porque tú no eres tu personalidad".

    Un abrazo amiga Victoria!.

    ResponderEliminar

Archivo del blog

Compañeros de viaje

Esencia en Facebook

Luna

CURRENT MOON
Free White MySpace Cursors at www.totallyfreecursors.com